Jorge. Madrid, 2018.

Se trata de una foto que me encanta por lo mucho que expresa. El fotógrafo la hizo con toda la intención porque nos conoce desde hace mucho tiempo, pero que, al no salir los rostros, necesita un titular para entenderla:

“Jorge, de 16 años y con trastorno de espectro autista, y sus hermanas Laura y Marta, de 13 y 10 años, el día de la comunión de Marta”.

Es una foto que refleja tanto el apoyo de las hermanas a Jorge como que él supone el nexo de unión entre ambas.

La otra foto es de hace más tiempo, son los tres hermanos en la comunión de la mediana.

Roberto. Madrid, 1992.

El viaje a Disney fue un momento muy emocionante para Roberto. Poder hacerse una foto con una princesa debió ser una oportunidad de las que no puedes dejar pasar, dada la efusividad con la que le abraza.

Esta foto de familia fue tomada en casa en los años 90. ¿Quién no tiene una foto tan maravillosamente vintage? En ella está Roberto junto a su hermano Álvaro, su madre Ana, su abuela y otros familiares.

¿Quién no tiene una foto con sus Majestades de Oriente? Cada Navidad, Álvaro y Roberto no pierden oportunidad en hacerse una foto con ellos. Roberto y su hermano Álvaro tienen una relación muy especial. Les encanta hacerse fotos juntos y son muy dados a los selfies. Álvaro, es sin duda un gran apoyo para su hermano Roberto, con unas necesidades mayores.

Gema. Madrid, 2015.

Esta foto es del día del cumpleaños de una amiga de Marta, la madre de Gema. En las fiestas, Gema es una más; baila, ríe, se disfraza… No hay quien la pare.

¡Si hay que salir de fiesta se sale! La relación de Gema con las amigas de su madre Marta es muy especial, hasta el punto que no duda en apuntarse a los planes del grupo y disfrutar de la noche madrileña.

Gema es una chica muy sociable a la cual le gusta rodearse de otras mujeres. En la foto, está disfrutando de un día de camping con su madre, Marta, unas amigas y la mujer de su padre, en su parcela donde suelen pasar unos días de descanso todos los años.

Álvaro. Madrid, 2006.

La convivencia con Álvaro durante su infancia tal y como asegura Carmen, su madre, fue muy difícil debido a su trastorno de conducta. Sin embargo en esta foto podemos verle relajado en la playa de Fuengirola, disfrutando de unos días con la familia.

Una madre y su hijo comparten momentos de risas y complicidad. Cada uno de ellos, eran regalos para Carmen ya que en cualquier momento Álvaro podía tener una crisis.

Álvaro y su familia disfrutan ahora como las demás. Con los años, Álvaro ha avanzado muchísimo gracias al trabajo de los profesionales. En esta fotografía actual, los hombres de la casa comparten una tarde de relax.

Amalia. Madrid, 2014.

Mi hermano y mi sobrino son muy importantes para mí. Me encanta tener un sobrino y disfrutar de él. Astor tiene 41 años, y yo llevo 41 años en esta entidad. Mi familia y yo consideramos esta asociación como nuestra casa.

El año pasado celebramos nuestro 40 Aniversario, e hicimos una Jornada en la que contamos cómo era vivir de forma independiente y para poder hacerlo visible realizamos este collage que está lleno de historias de personas y lugares.

Esta fué la primera oposición celebrada en Madrid a la Administración Estatal. los que estuvistéis, recordaréis esos pasillos colapsados, la incertidumbre, la falta de señalización, el calor, los empujones… Paco Melero, (en el centro de la foto con su cigarro) aprobó y ahora trabaja en Alcalá de Henares en el Centro de Servicios. Una experiencia inolvidable.

Miriam. Madrid, 1975.

Yo fui la última en llegar a la familia y al principio era la muñeca para mis hermanos, sobre todo para Miriam con sus ojos rasgados y con la que apenas me llevo dos años de diferencia. Pronto empecé a compartir con ella sus horas de logopedia, de psicomotricidad, de estimulación, pero también las clases de natación, las fiestas de navidad de su colegio y la gimnasia rítmica.

Aún recuerdo el día en el que nos hicieron los agujeros para los pendientes y la señorita estaba preocupada por cómo era Miriam. En ese momento, nuestra madre, con esa templanza que siempre le ha caracterizado le dijo “seguro que la sorprende”. Efectivamente la sorprendió, porque la que lloró y pataleó fui yo. Miriam sólo me cogió de la mano y me dijo, “Tata tranquila que no duele, yo te curo”.

La segunda foto es del día de mi boda en la que estamos los tres hermanos y la siguiente generación de la familia. El momento más emotivo fue en la celebración, cuando Miriam subió a leer un poema y nos lo dedicó. Era una sorpresa que mi familia había preparado y fue un momento muy especial en el que, reconozco, se me escapó más de una lágrima…

Hoy seguimos juntándonos y recondando todas las celebraciones para que el Alzheimer que tiene Miriam no le borre los recuerdos tan divertidos de nuestra familia.

Anabel. Madrid, 1960.

En 1960 con mi padre en la casita de Pelayos de la Presa.

En la segunda foto salgo con Melchor, esa fue mi primera carta a los Reyes Magos en la Plaza Mayor de Madrid.

El último recuerdo es mi primera comunión en la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Madrid.

Beatriz. Madrid, 1986.

Soy Beatriz Menasalvas y trabajo en la fundación Down Madrid. Me gustaría compartir mis tres fotos favoritas de la infancia.

La primera me gusta porque ese invierno fue una de las primeras fotos en la que salgo con un peto vaquero rosa, me encanta porque estoy muy guapa.

La segunda foto me la hicieron el último año que viví en el pueblo, luego me trasladé a vivir a la capital de Madrid a los 6 años. Me encanta la foto porque estaba sentada al borde de la fuente y además como el resto de los niños de mi edad iba muy a la moda con la diadema de los años 90 y con el estampado floral del vestido.

En la última salgo en un actividad de la parroquia donde tomé la comunión. Celebrábamos un belén viviente y mi madre me puso el disfraz de pastorcilla pero utilizó el mantón del traje de manchega, así que era una mezcla entre pastorcilla y manchega.