Beatriz. Madrid, 1986.

Soy Beatriz Menasalvas y trabajo en la fundación Down Madrid. Me gustaría compartir mis tres fotos favoritas de la infancia.

La primera me gusta porque ese invierno fue una de las primeras fotos en la que salgo con un peto vaquero rosa, me encanta porque estoy muy guapa.

La segunda foto me la hicieron el último año que viví en el pueblo, luego me trasladé a vivir a la capital de Madrid a los 6 años. Me encanta la foto porque estaba sentada al borde de la fuente y además como el resto de los niños de mi edad iba muy a la moda con la diadema de los años 90 y con el estampado floral del vestido.

En la última salgo en un actividad de la parroquia donde tomé la comunión. Celebrábamos un belén viviente y mi madre me puso el disfraz de pastorcilla pero utilizó el mantón del traje de manchega, así que era una mezcla entre pastorcilla y manchega.

Adelina. Madrid, 1989.

La primera foto marca el inicio de nuestra historia. Por aquel entonces un grupo de padres que asistían con sus hijos con síndrome de Down al Centro Infantil de Terapia (CIT) de María Isabel Zulueta deciden crear la primera Asociación dedicada al síndrome de Down en Madrid. Nació con la idea de servir de punto de unión a padres y profesionales dedicados al síndrome de Down. Casi 30 años han pasado des de esta instantánea y estamos muy orgullosos de seguir creciendo cada día más.

Esta fotografía refleja la escena en la cual el movimiento asociativo empieza coger más fuerza, desde Down Madrid organizamos en 1993 las primeras Jornadas sobre el síndrome de Down. Este acto tiene un título muy simbólico y significativo “El futuro Empieza Hoy” fueron unas jornadas muy relevantes para el sector de la discapacidad, tuvieron una gran afluencia y una gran participación de voluntarios. Para nosotros a día de hoy es uno de los días que recordamos con más cariño.

Esta foto representa el primer paso que Down Madrid dio para poder incluir la discapacidad en la empresa ordinaria, en 1995 se creó el programa Stela que ofrece formación para aumentar la empleabilidad, ese mismo año ya se lograron 4 incorporaciones laborales entre las cuales se encuentra Nuria García Rollán que lleva trabajando con nosotros 23 años! Y que todavía no tiene ganas de jubilarse!

Elena. Madrid, 1999

Cuando Elena nació nos pusimos en contacto con la Fundación Síndrome de Down de Madrid, ellos fueron los que nos ayudaron a entender cómo era Elena y cómo ayudarla a superar etapa tras etapa. Los profesionales que atendieron a Elena en sus primeros años de vida fueron una parte muy importante para el desarrollo de nuestra hija. Hoy en día seguimos vinculados a Down Madrid pues Elena está escolarizada en el colegio Carmen Fdez. Miranda en el que es feliz, tiene muchos amigos y siente que está es como su casa.

Desarrolla su pasión por la pintura en el taller de Dibujo de Arte Down, con ellos se ha presentado a varios concursos de pintura, lo vive de una manera especial pues le hace mucha ilusión ver sus cuadros en las exposiciones. Dice que quiere llegar a ser diseñadora de moda…..quién sabe.

Noa. Madrid, 2010.

Noa desfiló en el Salón Internacional del Calzado, Ifema (Madrid) para la pasarela de Momad Shoes. Con la colaboración de Down Madrid y luchando por la integración del síndrome de Down en la sociedad. A sus 8 años de edad, a Noa le encanta el mundo de la publicidad, la moda y la música. Disfruta mucho con ello y ha participado en varias cosas. Hace un año, me di cuenta, que si quería normalizar al Sindrome de Down, tenía que empezar mostrando a mi hija. Y eso es lo que estamos haciendo, luchando por una integración y dándole visibilidad.

Las generaciones anteriores nos abrieron un gran camino, pero todavía queda mucho por recorrer. Juntos podemos conseguir grandes cosas. Yo aporto mi pequeño granito de arena cada vez que Noa se presenta a un casting, participa en un anuncio o se sube a un escenario para hacer ballet. Lo más importante es que con ayuda y tesón puede hacer muchas cosas como cualquier niño o niña de su edad. ¡A mayor integración, mayor visibilidad!

 

 

Sara. Madrid, 2018.

Las protagonistas son Mama, la tía Olga y Sara, participamos por primera vez en esta carrera las tres juntas, nos han regalado un árbol que plantaremos en el pueblo de los abuelos.

La protagonista es Sara y la encanta nadar, lleva nadando desde los 7 meses y se lo pasa genial en la piscina con todos los niños.

La protagonista es Sara, pasamos la tarde de San Isidro paseando por el retiro y jugando en los parques.