EL FUTURO EN UNAS CINTAS VHS

Recuerdo exactamente dónde, cómo y cuándo colocó mi padre en el salón el reproductor de cintas de vídeo VHS. Junto al voluminoso televisor de tubo, tras una lucha titánica con las conexiones y los cables, durante las navidades del año 1988.

También recuerdo nítidamente la sensación de que el futuro estaba entrando en casa, casi como si se tratara de tecnología espacial. Visto desde la actualidad resulta muy ingenuo (y divertido) pensar en las cintas de VHS, en cualquier sistema de vídeo analógico en general, como algo futurista. Pero la verdad es que esos sistemas de reproducción de vídeo  doméstico revolucionaron el mercado de la imagen, del cine incluso… se abrieron miles de videos clubs para alquilar películas, frente al consumo por televisión o en las salas de cine convencionales. Además, sobre todo, su precio asequible permitió a muchísimas familias ver (y grabar con cámaras pequeñas) muchas más películas, a libre elección. Como suele decirse, acercó el vídeo profesional al ámbito doméstico; lo democratizó, al hacerlo más accesible y sencillo para la gran mayoría de la gente.

Escribo sobre todo esto no (sólo) por nostalgia, si no porque hoy he tenido que rescatar ese viejo reproductor del trastero de mi madre para ver diez históricas cintas de vhs que nos han enviado desde la Fundación Alas. Debo verlas para valorar su contenido, de cara a incluirlas dentro del documental, como material de archivo.

Porque ya hemos grabado las entrevistas. Ocho encuentros muy especiales con catorce personas excepcionales. Después de más de tres meses  de investigación y documentación, de buscar historias e imágenes por todo la Comunidad de Madrid, ahora toca centrarnos en esas imágenes finales en vídeo (junto con las de archivo). Ordenar de nuevo las ideas, para saber lo que podemos contar de estos 40 años de Plena Inclusión Madrid a partir de ahí.

La verdad es que hemos conocido la vida, el día a día, de muchas personas anónimas maravillosas que pertenecen al variado e inabarcable movimiento asociativo de Plena inclusión Madrid. Por eso hemos tenido que limitar nuestra deseo de abarcarlo todo a una pequeña muestra vital, representativa en esencia.

Gracias infinitas a todas esas personas y/o entidades, así como a Plena Inclusión Madrid. Esta nueva fase continua siendo un viaje lleno de descubrimientos y emociones. Del presente hacia atrás y de allá, un salto al futuro.

 

Share
No Comments

Leave a Reply