Una gran familia para las familias

Un café-tertulia. Tras acercarme a un mercadillo solidario que hicieron en la Fundación Alas, después de visitar el Centro Especial de Empleo Trefemo (también de la misma entidad), al final de la semana pasada me acerqué hasta una de las viviendas de esta misma fundación que (literalmente), me abrió sus puertas.

En el aviso de la cita, sólo me habían contado que un grupo de mujeres y hombres, familiares todos de una persona con discapacidad intelectual, se reúnen una vez a la semana; desde hace seis años, en uno de los pisos de la residencia que ofrece dicha entidad.

Fue el jueves a una hora, las 15;30, de un día especialmente caluroso. Elisabeth, enfermera de la residencia, me recibió en la puerta exterior y me acompaño hasta la vivienda donde sería el encuentro. Fui mirando a mi alrededor: seis viviendas independientes rodeadas de zonas ajardinadas. Después vi que tenían terraza e incluso piscina.

Cuando entré en el salón-comedor de la vivienda, ya había un circulo de unas seis personas sentadas entorno a dos mesas colocadas formando medio círculo. Todos miraban hacia la pared, a la expectativa, abanicándose con lo que tenían a mano. Un proyector desde el que yo debía explicarles la campaña, iluminaba la pared que tenían enfrente y ellos esperaban para ver lo que les iba a contar. Noelia es la trabajadora social que coordina los encuentros y con quien yo había quedado. Junto a Amelia, la psicóloga del mismo equipo, me recibieron y presentaron. Verónica, Josefina, Mari y José Luis, Aurora y José, Elena, Ana María y Teresa, muchas gracias por recibirme y compartir vuestra tertulia.

El objetivo principal de la Residencia es el de ofrecer una alternativa de hogar en un ambiente lo más familiar posible, por lo que está organizada estructural y funcionalmente en seis viviendas (pisos) independientes. En cada uno se ocupan de proporcionar los medios humanos, sociales y físicos necesarios para dar respuesta a las necesidades de cada persona. Cuidan la intimidad y la individualidad al tiempo que la convivencia y las relaciones personales, al tiempo que cada persona se desarrolla a través de las actividades cotidianas, aumenta su autonomía y participación, además de aprovechar su tiempo libre.

El objetivo del café-tertulia es simplemente tomar café, algún dulce que lo acompañe pero, sobre todo, hablar. Poner (también) en común sus vidas.

 

Share
1 Comment

Leave a Reply