El jardín (vertical) de una isla sin mar

Después de varias salidas para buscar historias personales, hasta ahora siempre sorprendentes y conmovedoras, hoy quiero compartir -muy brevemente- la historia de un distrito de la ciudad de Madrid (Fuencarral) y, sobre todo, del grupo de trabajo de Plena Inclusión Madrid que desarrolla su labor en él, desde el pasado mes de agosto del 2017.

Fuencarral era otro pueblo de la Comunidad de Madrid, hasta que fue absorbido por el municipio de Madrid el 20 de octubre de 1951. En la actualidad, pertenece al barrio municipal de Valverde, del distrito de Fuencarral-El Pardo (el más extenso de la ciudad, aunque no el más poblado). Es conocido en Madrid como “Fuencarral pueblo”, para distinguirlo de la céntrica calle de Fuencarral. Según me comentaba una vecina del barrio, Charo Contreras, que además es la única comerciante de la galería Mercado 1 (junto a la peluquera que aún resiste frente a ella), el barrio ahora “está abandono, aislado del resto de Madrid por todas las carreras que lo rodean. Es una isla, sin mar”. Además, la población que queda allí es mayoritariamente anciana y el deterioro del entorno es bien visible, especialmente en las zonas comunes.

En este contexto (humano y urbanístico) tan concreto, se ubica un centro auto-gestionado llamado CSA Playa de Gata en el que, a su vez, se ha integrado parte de este PROYECTO del EQUIPO DE ACTUACIÓN DISTRITAL de Fuencarral. Lo interesante de este proyecto es que las personas de los equipos están interactúando con el barrio y con su gente, cambiando su percepción sobre la discapacidad y lo que ésta contribuye a la sociedad.

De hecho, este proyecto concreto recibió uno de los Premios Borbolla en el 2017. Este galardón que reconoce la labor de aquellos proyectos que representan un beneficio para el distrito de Fuencarral-El Pardo. Su nombre, como explican también en la web, “es un homenaje a un vecino que en vida demostró un alto grado de innovación y compromiso social con el barrio; entre otras acciones construyó rampas para los carros de la compra y plantó árboles junto al Colegio República del Paraguay “. Este galardón es una de las propuestas que han sido seleccionadas en la convocatorias de proyectos de Fuencarral Experimenta.

Entre las muchas y variadas actuaciones que ya ha llevado acabo este equipo de Fuencarral está el mantenimiento, así como la plantación de árboles y arbustos, en el antiguo Mercado Sabadell, el acondicionamiento y la plantación en el Centro de Mayores Justo Sierra, o la colaboración con los huertos urbanos “Huerkarral” y “El huerto de la Bego”. Han colaborado (y colaboran) con distintos centros educativos de la zona, como el Colegio Arroyo Fresno, el CEIP José Bergamín o el CEIP Blas de Lezo, en el que instalaron unos parasoles para su huerto escolar educativo, en el patio. Un proceso creativo y artístico en colaboración entre el EAD de Fuencarral y el equipo de Pedagogías Invisibles, SubMarina estudios y veinte alumnos del mencionado colegio.

También en la calle Viloria de la Rioja, participaron en la limpieza de la Pista de Skate, con dos de los colegios del distrito.

Incluso para el aniversario del CSA Playa Gata, celebraron una jornada en la que entregaron plantas ornamentales y hortícolas, además de realizar el montaje de un vistoso jardín vertical, con plantas aromáticas y frutales resistentes, junto a un riego automático para su conservación, como puede verse en las fotos.

Michael, Jaime, Adrián, Ana, Alba, Gabriela, María, Jesús, Tomás, José Carlos, Alberto, María Aranzazu, Miguel, Francisco, Daniel, Montse, Cristina, Miriam, Marta y David: muchas gracias por (dejarme ver) vuestro trabajo y compartirlo para esta campaña.

 

 

 

Share
No Comments

Leave a Reply